Dentro de la gran variedad de cítricos que podemos consumir, la mandarina es una de las frutas con más vitaminas y minerales; además de una de las frutas más versátiles por su practicidad y facilidad para ser consumida. Es apta tanto para zumo como para su consumo en mesa; así como para comerla sola, acompañada o como ingrediente de infinidad de recetas.

La mandarina es muy similar a la naranja pero un poco más pequeña, con una corteza lisa, algo brillante y con una coloración anaranjada muy llamativa. A diferencia de las naranjas,  son muy fácil de pelar con las manos, y presentan un sabor agradable al paladar con un dulzor que puede variar según sea el tipo de mandarina.

Las propiedades de la mandarina

La mandarina es una fruta rica en fibras que contiene una combinación de vitaminas como: la A, C, E, K, B1, B2, B3, B6, B12, B6; minerales como lo son el magnesio, manganeso, fósforo, calcio, hierro, cobre, potasio, sodio, selenio y zinc, que son piezas claves para nuestro bienestar; betacaroteno, flavonoides y niacina.

Más allá de las propiedades de la mandarina, esta fruta es deliciosa y refrescante y puede ser consumida como fruta de temporada, combinadas en ensaladas con otras frutas, en jugos, mezcladas con vegetales, como adicional en diferentes tipos de platos salados, etc.

En este artículo de Naranjas Pilarín, te invitamos a conocer todas las ventajas que obtenemos cuando incluimos las mandarinas en nuestra dieta cotidiana.

Qué beneficios aporta el consumo de mandarina

Apostar por el consumo habitual de las mandarinas en nuestra dieta, va a aportarnos beneficios tales como:

Fortalece el sistema inmunológico y controla la anemia

Entre las propiedades de las mandarinas que tienen al ser consumidas, es el alto aporte de vitamina C. Esto contribuye a que estemos menos expuestos a procesos virales y gripes, ayuda en la absorción del hierro en el organismo al igual que en el control de la anemia y la resistencia a las infecciones.

Ayuda en la cicatrización de heridas

El consumo de esta fruta beneficia notablemente en la formación del colágeno en la piel, regenera el crecimiento de nuevas células y tejidos y, a la vez, actúa como un antioxidante comprimiendo la actividad de los radicales libres.

También interviene en la formación de los huesos y dientes, y eleva los glóbulos rojos y blancos.

Favorece el tránsito intestinal

Su alto contenido de fibras en su pulpa actúa en el organismo mejorando el funcionamiento del sistema digestivo; así como beneficia también la disminución de los triglicéridos y el colesterol al igual que reduce la glucosa en la sangre.

Alto contenido de agua

Su porcentaje de agua es muy útil para los deportistas, atletas y corredores; ya que aporta un gran contenido de líquido que sirve para hidratar el organismo cuando existe un gran esfuerzo físico. Esta propiedad de las mandarinas hace que la fruta sea una buena alternativa en la reposición de los minerales y el líquido que se pierde después de realizar cualquier actividad física. De este modo se minimiza el riesgo de lesiones y potencia las defensas del cuerpo.

Fortalece huesos, dientes y tejidos blandos

Por ser una fruta con un alto valor nutricional contiene minerales como el magnesio, calcio, fósforo los cuales ayudan en el fortalecimiento de los huesos, los dientes y los tejidos blancos.

Ayuda a la vista, el cabello y la piel

La vitamina A que contiene la mandarina contribuye en el mejoramiento de la salud ocular y el buen estado de la piel y su tonicidad; así como las vitamina E y B12. Que son esenciales para inducir al crecimiento del cabello y ralentizar el encanecimiento del cabello y de las mucosas.

Mejora la función celular

Otras propiedades de las mandarinas es el aporte al organismo de una gran cantidad de zinc, selenio, magnesio, ácido fólico, folatos y caroteno para que se metabolicen en el cuerpo las células y se regeneren. Las mujeres embarazadas pueden consumir mandarinas, ya que los beneficios de los antioxidantes apoyan al mejoramiento de la función celular y el sistema nervioso.

Reduce el riesgo de cáncer y colesterol

Así como otros minerales que contiene la mandarina, también tenemos el ácido fólico, el potasio y los flavonoides; los cuales favorecen a la prevención de diferentes tipos de cáncer e infecciones, potencian la reducción del colesterol y ayuda a metabolizar las grasas que se depositan en el hígado.

Controla la hipertensión

Por tener un bajo contenido en sodio, la mandarina se convierte también en un potente aliado para tratar y controlar la hipertensión en las personas que la padecen.

Actúa como un diurético

Debido al elevado contenido de potasio, ácido cítrico y agua, las mandarinas se transforman en un destacado diurético natural ayudando en la reducción de la retención de líquidos en el cuerpo.

Beneficio en dietas de adelgazamiento

La fibra que contiene las mandarinas es de gran ayuda para dietas de adelgazamiento, ya que realizan la función de reducción calórica así como la absorción de grasas. Su bajo contenido de azúcares hace que sea un alimento ideal contra el sobrepeso.

El consumo diario de frutas frescas contribuye en gran medida con una excelente nutrición. Y es que una buena alimentación es primordial para una dieta balanceada, así como para disfrutar de una perfecta salud.

En Naranjas Pilarín te ofrecemos la más amplia variedad para que disfrutes de todas las propiedades de las mandarinas. Haz ya tu pedido, y recíbelo en casa en tan solo 24 horas.