El calor del verano nos obliga a buscar alternativas que nos den ese toque refrescante que necesitamos para combatir las altas temperaturas.

Las bebidas frías, los granizados, los baños en la playa o la piscina, entre otros, son algunas de las opciones a las que solemos recurrir para conseguir ese momento de frescura. Pero, sin ninguna duda, son los helados quienes se llevan la palma durante los meses veranos.

Niños, jóvenes, adultos, todos recurrimos a los helados en verano para refrescarnos. Los hay de innumerables sabores, incluso helados de mandarina y helado de naranja.

Ya conoces los beneficios de las naranjas y, ¿por qué no introducirlos a través de los helados este verano?

En este artículo de Naranjas Pilarín te traemos recetas de helado de mandarina y helado de naranja que puedes preparar tú mismo para disfrutarlos este verano.

Helado de mandarina: ¿cómo lo preparo?

Preparar el helado de mandarina da como resultado una receta cremosa, fresca y saludable que se prepara en apenas 30 minutos.

La diferencia de hacer tú mismo el helado de mandarina será que carecerá de conservantes y colorantes, por lo que serán mucho más saludables y tendrán un sabor más intenso.

Si tienes unas cuantas mandarinas en casa, prueba a realizar el helado de mandarina.

¿Qué necesitas para el helado de mandarina?

Los ingredientes necesarios para preparar el helado de mandarina son:

  • 200 mililitros de zumo de mandarina.
  • 200 mililitros de nata.
  • 2 yemas de huevo.
  • 2 cucharaditas de racúza (azúcar invertido).
  • 1 cucharadita de azúcar.

Estas medidas corresponden a unas 6 raciones de helado.

Preparación del helado de mandarina

Es el momento de preparar el helado de mandarina. Para conseguir el mejor resultado deberás:

  1. Montar la nata con el azúcar invertido y dejarlo enfriar en la nevera.
  2. Batir las yemas de los huevos con el azúcar hasta conseguir una mezcla homogénea.
  3. Mezclar el zumo de mandarina con la nata y las yemas. Hay que conseguir que los tres elementos queden totalmente integrados. Esto lo podremos conseguir mezclando con una espátula.
  4. Dejar enfriar esta mezcla unas 8 horas y el helado de mandarina estará perfecto para ser servido.

Una vez listo, puedes añadir unas hojas de menta por encima para darle un toque al helado de mandarina. Éste tendrá una apariencia similar al de una tarrina de helado.

¿Cómo hacer helado de naranja?

Para preparar el helado de naranja, la receta se complica un poco más. Aún así el resultado que nos deja valdrá la pena.

En esta ocasión, el helado de naranja irá acompañado de chocolate blanco y jengibre.

Helado de naranja

¿Qué necesitas para el helado de naranja?

Para esta receta de helado de naranja, los ingredientes necesarios para el propio helado son:

  • Ralladura de 2 naranjas.
  • 3 yemas de huevo
  • 250 mililitros de leche.
  • 250 mililitros de nata.
  • 125 gramos de azúcar.
  • 30 gramos de azúcar invertido.
  • 8 gramos de glucosa.
  • 7 gramos de jengibre.
  • 2 gramos de gelatina.

Además, para preparar el glaseado del helado de naranja necesitaremos:

  • Ralladura de 1 naranja.
  • Semillas de amapola (opcional).
  • 350 gramos de chocolate blanco.
  • 150 gramos de manteca de cacao.

Estas proporciones son las óptimas para obtener 4 helados.

Preparación del helado de naranja

Para conseguir el mejor helado de naranja los pasos a seguir son:

  1. Calentar la nata y la leche. Cuando empiece a hervir, añadimos la ralladura de la naranja y el jengibre y apagamos el fuego.
  2. Tras 30 minutos dejándolo reposar, añadimos la cantidad de nata y leche que se haya evaporado.
  3. Añadimos la glucosa y el azúcar invertido y volvemos a encender el fuego. De forma paralela, batiremos las yemas.
  4. Cuando empiece a hervir, apagamos el fuego y añadimos poco a poco las yemas y removemos la mezcla.
  5. Volvemos a encender el fuego, pero esta vez no dejamos que hierva para que el huevo no cuaje. Para ello, estaremos continuamente removiendo la mezcla.
  6. Tras unos minutos, apagamos el fuego y añadimos la gelatina y, colamos toda la mezcla.
  7. Enfriamos la crema obtenida, la tapamos con film y la dejamos en la nevera 1 día.
  8. Reposada la mezcla, la pasamos por la heladera y rellenamos los moldes del helado de naranja, poniéndole un palito.
  9. Lo colocamos en el congelador y pasamos a preparar el glaseado, y su posterior montaje.

A la hora de preparar el glaseado es un proceso mucho más sencillo. El proceso será el siguiente:

  1. Fundimos el chocolate blanco y la manteca de cacao para, posteriormente, dejarlo enfriar.
  2. Cuando esté a unos 35º la mezcla, bañamos los helados con ésta.
  3. Incorporamos la ralladura de la naranja y, si lo consideramos, también las semillas de amapola.

Una vez el chocolate se haya cogido al helado, ya estaría listo para degustarlo.

¿Qué te han parecido estas ideas refrescantes para verano? ¿Te quedas con el helado de mandarina o con el helado de naranja? ¡Prueba los dos y sal de dudas!