La naranja es un cítrico que aporta grandes beneficios al organismo. Existen numerosas formas de consumirla y para todos los gustos.

Más allá de comer la naranja en mesa o en zumo, se puede aprovechar la fruta para preparar otro tipo de recetas, como son los dulces. Y, en este sentido, la naranja confitada es una opción muy dulce por la que apostar.

En este artículo, desde Naranjas Pilarín te explicamos qué es la naranja confitada, si es o no buena para el organismo, y cómo puedes prepararla tú mismo en casa.

¿Qué es la naranja confitada?

La naranja confitada consiste en una elaboración confeccionada por naranjas, azúcar y agua. Suele usarse para hacer pasteles, panes dulces o incluso el roscón de Reyes. También puede consumirse sin necesidad de implementarlo a ningún otro dulce.

Aprovechando los beneficios de la naranjas junto con la dulzura del azúcar permite que se convierta en una “golosina sana” para los niños. Además, cuando la naranja es confitada, logra conservarse durante un período largo de tiempo.

¿Es saludable?

Si analizamos los nutrientes de la naranja confitada, podremos sacar un pronóstico de si es saludable o no. Los nutrientes de la naranja son múltiples, gracias a que es rica en vitaminas, con un índice glucémico reducido y debido a que contiene muchos antioxidantes, provoca ventajas como el rejuvenecimiento de la piel o el cuidado de los vasos sanguíneos, entre otros.

Hay que tener en cuenta que la consumición de naranjas confitadas en exceso provoca un abuso de glucosa en nuestro organismo. Esto podría aumentar el riesgo de ciertas afecciones como la diabetes, el sobrepeso, la osteoporosis, e incluso cáncer.

A nivel nutricional, es recomendable ingerir fruta natural al menos tres raciones diarias, dejando el consumo ocasional de naranjas confitadas. Ya que un exceso puede llevar a problemas de salud citados anteriormente.

¿Cómo hacer naranja confitada?

Existen varias formas de elaborar las naranjas confitadas. Antes de empezar a prepararlas, debes saber que las naranjas tienen que ser de buena calidad para que el resultado sea el mejor.

Una vez acabada la elaboración, si se guardan en la nevera, su conservación será mayor en el tiempo. A continuación, te mostramos una forma muy sencilla de hacerlas.

Receta de la naranja confitada (2-3 personas)

Dependiendo de la cantidad que quieras hacer, puedes añadir más o menos dosis de ingredientes. A continuación, puedes leer una idea de las proporciones a seguir:

  • 1 kilo de naranjas (4-6 naranjas).
  • 1 kilo de azúcar.
  • 1 litro de agua.

Si no te gusta que esté muy dulce, puedes reducir la cantidad de azúcar a 700 gramos; lo mismo con el agua. Aunque ten en cuenta que cuando más le añadas, el almíbar cubrirá el cítrico y lo conservará mejor.

Pasos a seguir para hacer naranja confitada

  1. Corta en rodajas las naranjas y después en mitades.
  2. Introdúcelas en una olla con agua hasta que estén completamente cubiertas. Deja que hiervan durante 5 minutos. Una vez pasado ese tiempo, debes hacerlo dos veces más (esta acción se requiere para quitarles amargor). Al finalizar el proceso, si pruebas un trozo de naranja y notas que necesita otro hervor, puedes hacerlo. Eso es a tu gusto.
  3. Vuelve a introducir las naranjas en la olla junto con la cantidad de azúcar y agua que hayas escogido. Al comenzar a hervir, mantén el fuego fuerte diez minutos y después redúcelo hasta una temperatura media-alta. La cocción debe estar en torno a unos 107º. No te olvides de removerlo para evitar que se pegue por los laterales.
  4. Es recomendable usar un termómetro para conocer los puntos del azúcar. Debes buscar el punto de “hebra fina”, que se trata de un estado del almíbar, elaborado por la unión entre el agua y el azúcar. Unta el termómetro en el componente, al llevártelo a los dedos y separarlo, tiene que formarse un hilillo que se rompa al instante. Si así sucede, ya has llegado al punto óptimo del almíbar.
  5. Saca los elementos de la olla y deposítalos en un recipiente nuevo, dejándolo enfriar una hora y media. Un vez finalizado el tiempo de espera, puedes comértelas o meterlas en un tarro.

Tras acabar de elaborar la naranja confitada, tienes varias alternativas: añadirlas a un pastel como puede ser un roscón de Reyes, consumirlas de forma individual, puedes ponerle chocolate derretido, o incluso guardarlas en el frigorífico para consumirlas más tarde.

Como has visto, la naranja confitada no tiene porqué ser perjudicial, pero hay que llevar un seguimiento de su consumo, debido a que el exceso de azúcar puede ser dañino para la salud.

Ahora que y has aprendido una forma fácil y rápida de elaborar este dulce,  si la adquisición de unas naranjas de calidad determina que la receta te salga mejor o peor, con Naranjas Pilarín tendrás la mejor calidad en tan solo 24 horas.

¿A qué estás esperando? Ya puedes empezar a elaborar este dulce y sorprender a tus invitados.