La naranja es una de las grandes frutas antioxidantes que puede mejorar la salud general del organismo con una ingesta periódica del cítrico. Sin embargo, las numerosas propiedades que contienen le permiten formar parte de una dieta propia: la dieta de la naranja.

En el artículo de hoy de Naranjas Pilarín te hablamos de la dieta de la naranja, de cómo puedes realizarla y qué beneficios vas a conseguir. ¡Toma nota!

¿En qué consiste la dieta de la naranja?

La naranja no es solo una fruta buena para el cuerpo por sus cantidades de vitamina C, también puede ayudarnos a adelgazar. Y es por ello que se realiza esta dieta, principalmente.

La dieta de la naranja no consiste únicamente en comer naranjas durante un periodo de tiempo concreto, sino introducirla como un ingrediente principal presente en todas las comidas.

El periodo en el que se llevará a cabo la dieta de la naranja no será superior a una semana, así como tampoco se seguirá más de 3 veces al año.

Antes de seguir la dieta de la naranja es recomendable consultarlo con tu médico para que te dé las pautas necesarias a seguir para que beneficie a tu salud.

Por qué seguir la dieta de la naranja

Con esta dieta, basada en una de las frutas antioxidantes por excelencia, lo que vas a conseguir -principalmente-, es perder líquidos. Olvídate del mito de que las naranjas es una fruta que engorda. Los beneficios que se asocian a esta alimentación son:

Dieta saludable

Las naranjas son de las frutas antioxidantes con más beneficios para el cuerpo. Con el seguimiento de la dieta de este cítrico, no solo conseguirás adelgazar, también:

  • Aporta vitaminas al organismo.
  • Aporta propiedades anticancerígenas.
  • Dota al cuerpo de fibra, sodio, potasio, flavinoides…
  • Evita constipados.
  • Limpieza de colón.
  • Favorece el correcto estado de tu piel.

Dieta amena

Seguir una dieta puede ser pesado por la rutina que implica. En cambio, la dieta de la naranja puede resultar más amena que otro tipo de dietas porque se trata de un alimento dulce, jugoso y con buen sabor. De este modo, cansarse de él es más complicado que cuando se sigue una dieta basada en las verduras crudas, por ejemplo.

Además, otros beneficios de estas frutas antioxidantes es que su sabor perdura en la boca, lo que reduce el apetito generando sensación de saciedad por más tiempo.

Dieta natural

Este beneficio también depende de ti. Los cítricos elegidos para llevar a cabo la dieta de la naranja deben ser de temporada (no valen los de cámaras frigoríficas), y naturales (sin contar con elementos químicos durante su producción).

Es importante seguir estos parámetros, no solo para conseguir que la dieta sea 100% natural, sino porque son requisitos imprescindibles para que sabor, la frescura y el resto de propiedades que tienen las naranjas se mantengan y actúen de la forma correcta sobre las personas que quieren hacer la dieta.

Adelgazar con la dieta de la naranja

Este es el principal beneficio y el que más suele interesarnos. Para ello, serán alrededor de dos litros de zumo de la naranja los que consumiremos diariamente. Uno por las mañanas y otro por las tardes.

Pese a que puedes beber algo más de zumo durante el día, es importante que pasen al menos dos horas hasta que vuelvas tomar el zumo.

Para conseguir adelgazar gracias a las naranjas, otro aspecto que no se te puede escapar es el de exprimirlas en el momento en el que vas a consumirlas. No solo porque como fruta antioxidante se pierdan estas propiedades, sino porque se perderán la mayor parte de las propiedades generales de la naranja.

Es importante saber que, el consumo de las naranjas en zumo en botella o latas no conseguirán que se cumplan esta propiedad de la naranja, que es la de perder peso.

Dieta de la naranja: cómo seguirla

Ahora que ya sabes en qué consiste la dieta de la naranja y los beneficios que es capaz de ofrecerte, es el momento de saber cómo introducirla.

Un ejemplo de dieta de la naranja que puedes seguir es:

  • Desayuno: zumo de naranja recién exprimido y cola de caballo sin azúcar.
  • Almuerzo: té y yogur natural.
  • Comida: naranja de mesa antes del plato principal. Como plato principal, una ensalada basada en vegetales crudos.
  • Merienda: zumo de naranja recién exprimido y té sin azúcar.
  • Cena: naranja de mesa y pescado.

A la hora de seguir la dieta de la naranja, puedes sustituir el té por cualquier infusión natural saludable como puede ser la manzanilla. Asimismo, puedes combinar el pescado con pechugas si lo consideras oportuno.

¿Qué me dices de la dieta de la naranja? ¿Te atreves a probarla? Para empezarla, no dudes en elegir cualquier tipo de naranjas en nuestra tienda online. Con Naranjas Pilarín tendrás tu pedido en 24 horas con la garantía de calidad y frescura de nuestras frutas.